“Cree en ti mismo y entiende que hay algo dentro de ti mayor que cualquier obstáculo”. Christian D. Larson (Credo del Optimismo de uno de sus libros)

LA VIDA ME HA ENSEÑADO

Me ha enseñado que no puedo hacer que alguien me ame, solo convertirme en alguien a quien se pueda amar; el resto ya no depende de mi.

Me ha enseñado que por mucho que me preocupe por los demás, muchos de ellos no se preocuparan por mí y aun asi no tengo por qué reprocharlos

Me ha enseñado que puede requerir tiempo construir la confianza en alguien y únicamente segundos para destruirla.
Me ha enseñado que lo que verdaderamente cuenta en la vida, no son las cosas que tengo alrededor si no las personas que tengo alrededor.

Me ha enseñado que puedo encantar a la gente por unos 15 minutos, después de eso tengo que hacer más.

Me ha enseñado que no debo compararme con lo mejor de lo que hacen los demás, si no con lo mejor que puedo hacer yo.

Me ha enseñado que lo más importante no son las cosas que suceden sino lo que hago al respecto.

Me ha enseñado que hay errores que puedo cometer en un instante que ocasionan dolor durante toda la vida.

Me ha enseñado que es importante practicar y creer para convertirme en la persona que quiero ser.
Me ha enseñado que siempre debo despedirme de las personas que amo con palabras amorosas; podría ser la última vez que las veo.

Me ha enseñado que puedo llegar mucho más lejos que lo que pensé posible.

Me ha enseñado que soy el único responsable de lo que hago, cualquiera que sea el sentimiento que tenga.

Me ha enseñado que, o controlo mis actitudes o ellas me controlan a mí.
Me ha enseñado que aprender a perdonar requiere mucha práctica, pero es necesario hacerlo
Me ha enseñado que el dinero es un pésimo indicador de algo o alguien.
Me ha enseñado que a veces las personas que creo que van a patearme cuando estoy caído, son aquellas las que me ayudan a levantar.

Me ha enseñado que en muchos momentos tengo el derecho de estar enojado, más no el derecho de ser cruel.

Me ha enseñado que la verdadera amistad, y el verdadero amor, continúan creciendo a pesar de las distancias.

Me ha enseñado que simplemente porque alguien no me ama de la manera que yo quisiera, no significa que no me ama a su manera.
Me ha enseñado que la madurez tiene más que ver con las experiencias que he tenido y aquello que he aprendido de ellas, que con el número de años cumplido.

Me ha enseñado que nunca debo decirle a un niño que sus sueños son tontos; pocas cosas son más humillantes y qué tragedia sería si él lo creyera.

Me ha enseñado que mis seres queridos no siempre estarán pendiente de mí, mientras otras personas no relacionadas podrían preocuparse por mí, amarme y enseñarme a confiar de nuevo.
Me ha enseñado que no siempre es suficiente ser perdonado por los otros; también tengo que perdonarme a mí mismo.

Me ha enseñado que por más fuerte que sea mi duelo, el mundo no se detiene por mi dolor.

Me ha enseñado que mis circunstancias pueden haber influenciado en lo que soy, pero yo soy responsable de lo que llego a ser.
Me ha enseñado que simplemente porque dos personas pelean, no significa que no se aman la una a la otra; y que simplemente porque dos personas no discuten, no significa que si se amen.

Me ha enseñado que no tengo que cambiar de amigos si comprendo que los amigos cambian.
Me ha enseñado que dos personas pueden mirar a la misma cosa y ver totalmente algo diferente.
Me ha enseñado que sin importar las consecuencias; cuando soy honesto conmigo mismo llego más lejos en la vida.
Me ha enseñado que muchas cosas pueden ser generadas por la mente; el secreto es el autodominio.
Me ha enseñado que tanto escribir como hablar puede aliviar los dolores emocionales.

Me ha enseñado que los títulos en la pared no nos convierten en seres humanos decentes.

Me ha enseñado que las personas se mueren demasiado pronto.

Me ha enseñado que aunque la palabra amor pueda tener diferentes significados, pierde su valor cuando se utiliza con ligereza.

 

"Todas las batallas en la vida sirven para enseñarnos algo, inclusive aquellas que perdemos"
Paulo Coelho

 

"El aprendizaje no se logra por casualidad. Se debe buscar con ardor y diligencia."

Abigail Adams 

Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo. Benjamin Franklin

HOY PUEDO

dia lluviosoHoy puedo quejarme porque el día está lluvioso,

o puedo dar gracias a Dios porque las plantas

están siendo regadas por la lluvia.

Hoy puedo quejarme de mi salud,

o puedo regocijarme de que estoy vivo.

Hoy puedo lamentarme de todo lo que mis padres

no me dieron mientras estaba creciendo,

o puedo sentirme agradecido de que

me permitieran haber nacido.

Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas,

puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

Hoy puedo auto compadecerme por no tener

muchos amigos, o puedo emocionarme y embarcarme

en la aventura de descubrir nuevas relaciones.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar,

o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela,

o puedo abrir mi mente enérgicamente y llenarla

con nuevos y ricos conocimientos.

Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo

que hacer las labores del hogar, o puedo sentirme

honrado porque tengo un techo.

Vive tu vida con los pies puestos en la tierra

pero con los ojos y el corazón bien puestos en el cielo.